Mensaje de nuestro Director Espiritual – Solemnidad de la Encarnación

Mañana, día 25 de Marzo, celebra la Iglesia la solemnidad de la Encarnación de Nuestro Señor Jesucristo en el seno virginal de María. En estos momentos dolorosos y difíciles que estamos viviendo y como no podremos celebrarlo todos juntos en torno a la imagen de Nuestra Señora de la Encarnación quiero haceros llegar como director espiritual, en primer lugar, la seguridad de mi oración por todos vosotros y vuestras familias, y también una pequeña reflexión que nos ayude a vivir este día unidos al Señor y a su Madre bendita.
Con la Encarnación de Cristo se absuelve a la humanidad de su primitiva condena. Es el día de la Buena Nueva en que el mundo de la tierra se une con el del cielo, Adán se renueva y Eva se libra de la aflicción. El tabernáculo de nuestra naturaleza humana se convierte en templo de Dios gracias a la divinización de nuestra condición asumida por El. El Ángel se hace ministro del milagro, el seno de la Virgen recibe un Hijo, el Espíritu Santo es enviado, el Padre expresa su beneplácito, la unión se realiza por voluntad común. Unimos nuestro canto al de Gabriel y cantamos a la Virgen: “Ave María llena de gracia” Hoy se inicia nuestra salvación y la manifestación del eterno misterio, el Hijo de Dios se hace hombre y el hombre se diviniza.
Hoy el Señor quiere encarnarse en nosotros, quiere llenarnos con su Gracia, quiere que, como María, le digamos que sí y lo acojamos en nuestra vida.
Que estos días de clausura nos sirvan, queridos hermanos, para reflexionar como vivimos nuestra fe cada día, y nos ayuden a unirnos mas a Dios que nunca nos abandona.
Contad con mi oración cada día. Ánimo y confianza en el Señor y en su Madre que es también la nuestra.
Por tu Encarnación
y por tu Sangre derramada
preséntanos, Señor, en el Reino del Padre.

José Antonio Maya Díez